La potencia de la Inteligencia Artificial en pandemia

Tanto en Chile como en el mundo, el uso de las IA se convirtió en una pieza clave frente a la batalla contra el Coronavirus.

La situación sanitaria actual ha obligado a extender las medidas de cuarentena a prácticamente todo el planeta. Al mismo tiempo, se ha hecho un esfuerzo sobrehumano por parte de la comunidad científica para determinar la naturaleza propia del Covid-19 y su táctica de acción.

A pesar de lo anterior, el aporte que ha entregado el uso de tecnologías no ha tenido toda la atención que se esperaba. Es de conocimiento general que las personas que trabajan en este sector, lo han hecho de manera incansable durante el último año. Encontrar soluciones que ayuden a sortear las dificultades propias de una situación desconocida, se convirtió en la prioridad.

¿Has oído el machine learning o aprendizaje automático? Pues es la columna vertebral de la IA. De esta forma, esta tecnología ayuda al tratamiento de cantidades de información gigantescas, más conocida como Big Data, con el fin de encontrar datos similares que permitan establecer diferentes modelos o patrones. Así es como el registro y manejo de información dan la posibilidad de predecir y prevenir, de la mejor forma posible, eventos futuros y otras conclusiones relevantes. Es decir, se podrían determinar cifras exactas sobre diferentes grupos demográficos, etáreos o por sexo. A medida que se acumula la información, más fácil es poder extraer información detallada sobre el desarrollo de la pandemia. 

La IA es parte de los procesos claves para rastrear el contagio

El buen uso de la IA, combinado con otras tecnologías de punta ha habilitado la posibilidad de rastrear posibles portadores de Coronavirus. Así es como en Wuhan (China) se pusieron a disposición aplicaciones de rastreo de contactos un poco tiempo después de decretar cuarentena en dicha ciudad. 

Otra alternativa fue el uso de anteojos inteligentes, que con sus tecnologías han logrado encontrar personas que estén con fiebre dentro de una gran masa de personas. En este caso, se combinan los avances de la visión artificial y la detección de la temperatura corporal. De esta forma, las autoridades han podido detectar un síntoma clave de esta enfermedad de forma rápida y poco invasiva. Al mismo tiempo, ha ayudado a agilizar el proceso, detectando rápidamente a alguien que tenga la temperatura elevada sin tener que pasar por procesos manuales, que toman mucho más tiempo y ponen en riesgo de contagio a quienes deban llevar a cabo el proceso.

El aporte de IA en los hospitales

El éxito que han tenido algunos países asiáticos y europeos se atribuye a la cantidad de testeos que han realizado. Aumentar la cantidad de muestras se convirtió en un tema prioritario para las autoridades sanitarias. Esto, al mismo tiempo, provoca un aumento de carga laboral y tiempo en el personal sanitario. 

Y aquí es donde la IA vuelve a entrar en el juego, frente al escaneo y análisis de radiografías. Ya se cuenta con distintos programas de IA para esta función, con el fin de hacer acabados informes de imágenes y dar con diferentes diagnósticos, entre ellos los de Covid-19, en un tiempo mucho menor que le toma a un profesional humano hacer la misma labor.

Su aporte clave en la trazabilidad de casos

Ya son varios los países de Asia, tanto como algunas regiones de Europa y Medio Oriente, en los que se están usando aplicaciones de seguimiento de contactos estrechos entre personas. 

Gran parte de estas regiones inician desde la premisa en donde se cuenta con la opción de que, por medio de las herramientas de GPS de los teléfonos celulares, se pueda dejar registro de posible contacto con alguna persona infectada. A través de la tecnología y algoritmos de IA, por medio de diferentes apps es posible calcular riesgos de infecciones y alertar a quienes portan estos teléfonos de precaución frente a un posible contacto con alguien Covid-19 positivo.

Eso sí, este aporte no ha estado lejos de las críticas, principalmente por las reticencias frente al almacenamiento de información privada por parte de los diferentes gobiernos.

Permite mantener distancia entre personas gracias a robots con IA

Otro aspecto que ha tenido un cambio positivo gracias estas tecnologías, es la minimización en la interacción entre pacientes y personal de salud. Esto, debido a las nuevas líneas de robots que se han desarrollado en el último tiempo. Por supuesto que permite reducir al máximo el problema de la transmisión por contacto.

En Chile, la empresa importadora de gas licuado Gasmar, utilizó drones para apoyar la sanitización de espacios públicos en Ventanas y Puchuncaví. De esta forma, plazas, centros asistenciales y otros espacios públicos clave -en el contexto de la crisis del Covid-19- fueron beneficiados por esta tecnología. En países como China, estos robots apoyan en la medición de temperatura y localización de síntomas asociados al virus. En Estados Unidos, ya operan robots caninos de la empresa Boston Dynamics que facilitan las labores de diagnóstico.

Entonces, ¿por qué ante el avance de la tecnología, las autoridades no pueden mejorar en la trazabilidad de casos? El aporte de la IA frente a la emergencia sanitaria ha sido tremendo. A pesar de lo anterior, aún sigue siendo baja su implementación en Chile.