La formación profesional en el uso de información geográfica: La importancia de tener trabajadores que se adapten a un campo laboral prometedor

La llegada de nuevas tecnologías ha generado nuevas necesidades en la industria. Al mismo tiempo, ésta requiere más que nunca profesionales que se atrevan a seguir este camino que les promete un campo laboral muy bien valorado.

Tal como explicamos en nuestra nota sobre Tecnologías de la Información en pandemia: Cómo se han adaptado y su utilidad dentro de este contexto, el desarrollo de la tecnología en torno a la organización de datos ha sido una pieza fundamental en el manejo de distintas aristas de la actualidad. En Chile además, se ha transformado en un aliado estratégico en el área de geografía, minería y similares, abriendo un amplio campo laboral que busca a profesionales capacitados para ofrecer puestos de trabajo con buenos niveles de empleabilidad y que son cada vez mejor catalogados.

De acuerdo del portal MiFuturo.cl -administrado por el Ministerio de Educación y que busca orientar a jóvenes en búsqueda de información para estudiar a nivel profesional y técnico- la empleabilidad y el ingreso promedio después de la titulación son las variables más importantes al momento de realizar una proyección laboral en una carrera.

Considerando lo anterior, aquellas carreras que cuentan con una empleabilidad sobre el 70% al primer año de egreso tienen un buen indicador. Si se analizan las carreras según tipo (técnicas y universitarias) se puede apreciar que en general en las carreras técnicas, impartidas por Institutos Profesionales (IP) y Centros de Formación Técnica (CFT), la mayor empleabilidad se da en carreras del área Tecnología y Administración y Comercio, donde la empleabilidad supera el 80%.

Por su parte, destacan entre las carreras de mayor empleabilidad en CFT Técnico en Gestión y Soporte de Redes (95,9%),Técnico automatización y control industrial (92,2%), Técnico en análisis de sistemas (88,2%), Técnico en mantenimiento industrial (82,7%) y Técnico en topografía (86%).

En los IP, entre las carreras de mayor empleabilidad al primer año destacan Ingeniería industrial (96,4%), Ingeniería en automatización, instrumentación y control (92,5%) e Ingeniería en minas y metalurgia (92,3%).

Por su parte, las carreras universitarias de mayor empleabilidad se concentran en el área  destacan Ingeniería civil en minas (99,6%), Ingeniería en minas y metalurgia (98,9%), Ingeniería civil eléctrica (97,4%), Ingeniería en geomensura y cartografía (97,0%) y Geología (96,2%).

La Cuarta Revolución Industrial y su impacto en la industria

Esta instancia nace a partir de diferentes tecnologías complementarias entre sí, tales como: la transformación digital, los sistemas ciberfísicos, el Internet de las cosas (loT), el Big data, la inteligencia artificial, el blockchain, la automatización y la robótica. El alcance de su nivel de penetración ha llegado a abarcar todos los ámbitos del desarrollo humano, por lo mismo es que ha impactado tanto a nivel de sociedad como de industria. 

Llevándolo a la realidad nacional, la minería chilena ha integrado con gusto estas nuevas tecnologías, lo que les ha permitido implementar modernos sistemas de monitoreo, sistemas de prospección remota a través de satélites y drones, sistemas predictivos y herramientas de simulación avanzada. A pesar de esto, estas innovaciones legan en un momento donde la industria no ha tenido la total habilidad para sobrellevar esta dinámica, evidenciando una falta de capital humano que esté preparado para afrontar estos cambios. 

De acuerdo a la Doctora Katherine Delgado, Decana Facultad de Ingeniería, Ciencias y Tecnología de la U. Bernardo O’Higgins “este desafío en la formación de capital humano es complejo, dado que además debe estar enmarcado en otros temas globales que afectan a todas las industrias a nivel mundial, como el cambio climático, el desarrollo sostenible y el envejecimiento de la población. Para hacerles frente, conceptos como innovación, ética profesional, responsabilidad social, economía circular, regeneración, eficiencia energética y sustentabilidad deben estar contenidos en los planes de estudio de los profesionales”.

A raíz de esto es que hay que enfrentar el desafío de generar un ambiente que permita la innovación por parte de universidades, IP y CFT de la mano de la empresas del rubro y los propios estudiantes y profesionales del área, que con las herramientas adecuadas y el entrenamiento correcto, permitirán acortar cada vez mejor la brecha que estas tecnologías están generando en una rubro con un campo laboral prometedor en donde más que nunca se necesitan profesionales.